April 6, 2018

March 29, 2018

March 26, 2018

Please reload

Entradas recientes

Las cinco formas de fomentar el emprendimiento y la creatividad en los jóvenes

Ante las exigencias del entorno es importante moldear el comportamiento de los jóvenes desarrollando puntualmente en ellos las habilidades emocionales y sociales, fomentando en ellos el optimismo, la capacidad para emprender de manera autónoma y de aprovechar al máximo sus fortalezas, intereses y pasiones. Una herramienta importante con la que cuenta nuestra juventud es la tecnología de la información, y aunque utilizarla no representa ninguna dificultad para ellos, es importante que además de manejarla aprendan a discriminar las fuentes de las cuales la obtienen, asumir una postura crítica y construir un criterio propio. Impulsar en los jóvenes a enfrentar riesgos, la resolución efectiva de problemas y tener una actitud positiva ante el fracaso no es una tarea fácil. Sin embargo, si estas actitudes las fomentamos desde temprana edad, puede ayudarles: de ahí la importancia de reconocer al menos cinco formas de fomentar el emprendimiento y la creatividad en los jóvenes.

 

La primera es preparar a los jóvenes a encontrar ideas útiles que les permitan generar solvencia en su vida cotidiana, afianzando con ello sus habilidades para resolver problemas a pesar de su corta edad. Una práctica útil es generar una lluvia de ideas cuando el joven se encuentre en problemas y así mismo ayudarle a encontrar conjuntamente la solución. De esta manera, estaremos entrenándolos para que piensen en todas las posibles soluciones ponderando los pros y contras, orientándolos a elegir la mejor opción.

 

La segunda es la toma de decisiones. El propiciar que los jóvenes aprendan a tomar sus decisiones y desde pequeños darles la posibilidad de elegir, permite exponerlos a la sensación que se experimenta al tomar una decisión y ayudarles a asumir las consecuencias.

 

La tercera consiste en enseñarles formas constructivas de retar el status quo. Es habitual que a los jóvenes desde la infancia se les enseña a seguir las reglas, en lugar de enseñarles a retar las normas de forma reflexiva y constructiva. Esta nueva generación de jóvenes tiene mucho que decir al respecto y es importante preguntarles qué es lo que ellos creen que deben cambiar y por qué. Habrá que enseñarles también la forma en cómo modelar el comportamiento y en cómo cuestionar diplomáticamente las reglas, así como cuándo deben seguirse.

 

La cuarta es la forma de fomentar el emprendimiento y la creatividad en los jóvenes. Esto significa impulsar la sensación de dominio, la cual consiste en ayudarles a tomar grandes riesgos, siempre y cuando se sientan cómodos asumiendo esta responsabilidad. Este ejercicio no sucederá de manera inmediata, forma parte de un entrenamiento. Es importante que los jóvenes se permitan probar sus límites y dominar sus miedos. Si esta práctica se realiza desde edades más tempranas, será más beneficioso, pues paulatinamente podremos ir forjando el dominio de sus emociones e irle ayudando progresivamente en la ejecución de tareas más difíciles, en donde el chico podrá experimentar la independencia y el dominio de ciertas tareas.

 

Finalmente, la quinta consiste en ayudarles a que aprendan del fracaso. Como orientadores, maestros, guías y padres de familia regularmente influimos en las acciones de los jóvenes de intentar, fracasar, aprender e intentar de nuevo (habilidad fundamental en el desarrollo de los emprendedores). Este último es un ejercicio que permite reflexionar a profundidad sobre la oportunidad de aprendizaje que se adquiere a partir de cierta experiencia y asimismo inducirle para que discurra qué haría distinto la próxima vez. 

 

 

Dra. Ivonne Tapia Villagómez

Directora del Departamento de Negocios en la Universidad Iberoamericana Puebla

 

Please reload

Please reload

Archivo