Romavali

La nueva ciudadela Hacia arriba, apenas una línea, asciende y brilla el romavali, asta de la bandera que ha planteado el amor en su nueva ciudadela. Ladahacandra

Octavio Paz, 1995

Foto e ilustración: Claudia Sahuquillo

Cual amor, es ahí donde se esconde el placer,

no solo el vientre femenino engendra éxtasis

ahora el masculino ha dibujado la línea perfecta

planeado los orígenes de lo oculto al descender.

Angora indiscreta brota de su centro,

cualquiera se pierde aun habiendo entradas;

en tu piel arena se esconde un oasis,

tus muslos alimentan el adagio

de mis posibles y oscuras premoniciones.

He andado y andado en busca de cicatrices

y el Romavali es el precipicio natural,

calzada posible de un abastecimiento abismal:

Exabrupto de la digna figura en cautiverio,

oculta en las agonías de una flácida sensualidad.

Entradas recientes
Archivo