April 6, 2018

March 29, 2018

March 26, 2018

Please reload

Entradas recientes

Coaching: El desarrollo humano como esnobismo

Las psiques de millones de ciudadanos han sido incitadas a buscar trampolines para el cambio personal y bálsamos para la felicidad. La primacía de políticas neoliberales e ideologías postmodernistas han sido un terreno fértil para la proliferación de un verdadero “coachismo”, es decir, una tendencia esnobista desbordada, una oferta comercial que explota formas de manipulación narcisista y envuelve a sus adeptos bajo la fachada de transformación radical. Quizás la mejor definición del coaching sea aquella que devele su marcado énfasis individualista y su visión pragmatista de lo ontológico.

 

La mente y la felicidad se han convertido en productos de consumo masivos que se pueden tomar del estante del supermercado del desarrollo humano y a los que cualquier persona puede acceder por simple oferta y demanda. En realidad, constituyen dispositivos tecnocráticos de conformismo, control y reproducción de la noción de un hombre como un simple instrumento para buscar fuentes inmediatas de placer sin invertir dedicación o trabajo intenso para ello.

 

La ciencia es invisible para los analfabetos científicos y por ello, la fuente de los "saberes" en el coaching no se rige por normas epistemológicas, ni siquiera por reglas administrativas, sino por intenciones puramente mercantilistas e ideológicas. En México, ser "coach" es un aderezo, un adorno, una selfie con tintes aspiracionales que no solo se "ve bien" en la hoja de vida del mimetizador de la salud mental, sino que además funciona como la vía para dejar de verse como un vulgar intruso. Los egos de los coaches viven de la imagen quebradiza y no de la construcción de conocimiento sólidamente integrado y dispuesto a réplica, tal y como sí lo hacemos los psicólogos.

 

El mensaje político del coaching es hacernos creer que los problemas no son estructurales, sino individuales, así, "El problema es tu actitud". Yo reflexiono y no me atrevo a darles “porras psicológicas”, menos a hablarles de “ser positivos y salir de sus zonas de confort" a trabajadores que apenas llegan a fin de mes con lo que ganan en jornadas extenuantes siendo explotados por empresarios sin escrúpulos. Ustedes coaches díganles que se conviertan en "emprendedores", en sus propios jefes, que hagan de su vida un negocio o que con un entrenamiento domesticatorio de vida "todo cambiara", porque como vomitan: "si lo crees, lo creas".

 

En opinión de Parker y Pavón-Cuéllar (2013), el coaching expresa el triunfo del pensamiento empresarial y la transformación del hombre en un simple almacenamiento práctico de recursos psíquicos al servicio del imperativo socio-económico. Parafraseando a Canguilhem (2009) ¿Cómo los psicólogos pueden dejarse instrumentalizar en un mundo que trata a los hombres como instrumentos? En este sentido, el coaching representa el mecanismo más eficiente de adaptación social que parece confirmarle a los dedicados al “desarrollo humano” que no interesa en absoluto, el cuestionamiento filosófico de sus saberes y prácticas, y por ello le otorgan al hombre, un carácter meramente utilitarista e instrumental, sin preguntarse jamás a quién sirve dicha utilización. 

 

A pesar de que se pretende posicionar al coaching como un sistema de entrenamiento que atiende exclusivamente a personas que no presentan problemas clínicamente significativos de salud mental o malestar psicológico (Vicente, Berdullas y Castilla, 2012), sus argumentos en torno a la mente y al cambio individual son profundamente tautológicos, eclécticos al extremo y aderezados con un preocupante tono de fundamentalismo ideológico. Desde mi postura, el coaching está convirtiéndose en el escenario “ideal” para el intrusismo profesional y la abundancia de prácticas que podrían connotarse como abusos terapéuticos, así como a una desmedida industrialización que operan al amparo exclusivo de la ganancia económica.

 

¿Hay “tips” para ser felices? Creo que sí. Busca bálsamos emocionales para tu psique vulnerable. Déjate seducir por la infinidad de modalidades del coaching ¡Te cambiará la vida! Y de verdad lo hará; el adoctrinamiento ideológico, la industrialización de la mente, el fomento del individualismo y la reducción del pensamiento a creencias enlatadas no tiene precedentes. Anhelarás respuestas concretas, ya no te plantearás preguntas críticas y te convertirás en un consumidor infantilizado en el supermercado de las almas.

 

Referencias:

Canguilhem, G. (2009). ¿Qué es la psicología? En Estudios de historia y de filosofía de las ciencias. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1958).

Parker, I. y Pavón-Cuéllar, D. (comps.). (2013). Lacan, Discurso, Acontecimiento: Nuevos Análisis de la Indeterminación Textual. México D.F.: Plaza y Valdés.

Vicente, A; Berdullas, S; Castilla, C. (2012). Coaching Psychology: Una subdisciplina psicológica emergente? Infocop, 56, 3-6. Disponible en: http://www.copc.org/documentos/files/coaching/coach.pdf

 

 

Please reload

Please reload

Archivo